Archivo de la etiqueta: Riad

Arabia Saudí explicada a los chicos

CONOCIENDO ARABIA SAUDÍ

El Reino de Arabia Saudí es un país extremadamente desconocido para nosotros. Cuando me asignaron a este país, me dio un pequeño escalofrío. Apenas nos llegan algunas imágenes y noticias que no son suficientes para formarnos una imagen fiel del país. Así que las imágenes que tenía en mi cabeza, no eran nada halagüeñas: desierto, extremismo religioso… Y sin embargo, me di cuenta enseguida de que los saudíes se levantan cada día para ir a trabajar o ir a clase, igual que nosotros aquí y tienen problemas similares a los nuestros.

También es cierto que hay muchas diferencias culturales. En Arabia Saudí la religión es un elemento central en la sociedad y está presente en casi todos los espacios y momentos. De hecho, el Islam, una religión con 1.500 millones de seguidores, tiene su lugar más sagrado en La Meca, en Arabia Saudí, a donde deben ir los musulmanes una vez en la vida. En ninguna parte se practica un Islam tan estricto y conservador como en Arabia Saudí.

Esto nos provocaba a los occidentales muchas dificultades cotidianas, ya que existen un montón de reglas que hay que respetar, especialmente para las mujeres. Que un grupo mixto de amigos comparta una mesa en una cafetería mientras se toma un refresco, puede hacer que les detenga la policía religiosa. Afortunadamente ese tipo de casos se da cada vez menos.

A los saudíes les fascina el fútbol español. Se hacen de un equipo y siguen su trayectoria, llegando a conocer los resultados y los jugadores mucho mejor que los españoles. “¿Barcelona o Real Madrid?” es la primera pregunta a la que te enfrentas. Yo respondía “Real Sarakusta” (así se dice Zaragoza en árabe) y ellos me decían todos los jugadores del equipo.

Pero si queremos ganarnos la simpatía de un saudí y no nos gusta el fútbol (a veces pasa) podemos decirles algunas palabras españolas que vienen del árabe. Aunque la lengua árabe se escriba de modo muy diferente y se lea “al revés”, no nos debería resultar tan extraña. ¿Sabíais que hasta un 10% de las palabras españolas tienen origen árabe? ¡Camisa, jabalí, algodón, café e incluso hola y olé son palabras árabes! Este legado cultural, que no se limita al vocabulario, lo heredamos cuando los árabes y bereberes habitaron en la Península Ibérica durante siglos, antes incluso de que existiera España como estado nacional.

King Fahd Road – la calle más importante de Riad.

También tenemos en la cabeza la imagen de un jeque saudí, que reparte dólares, por los casinos y hoteles de Europa. Recordemos al Rey Fahd en Marbella. Yo tengo un amiga, que se dedicaba a ser profesora particular de fitness para una acaudalada familia saudí en Arabia. Cuando se iban de vacaciones la llevaban por todo el mundo a gastos pagados.

Arabia Saudí es conocido por tener las mayores reservas petroleras del mundo, que fueron aprovechadas a partir de mediados del siglo XX. A partir de entonces, comenzó una gran transición hacia una sociedad más moderna.

Pero sólo los cambios materiales llegaron rápidamente: autopistas, televisores y móviles han invadido el país; la mentalidad y las estructurales sociales son aún de otros tiempos.

Arabia Saudí tiene un gran camino que recorrer respecto a los Derechos Humanos: situación de la mujer, democracia, sistema legal, libertad de expresión etc. La familia real Saud, que da nombre al país, concentra todo el poder apoyándose en la legitimidad que le da la religión y el progreso económico gracias al petróleo.

¿Pero, qué opinan los saudíes de esto? Por supuesto que hay variedad de opiniones: lastensiones sociales entre los sectores más liberales, influidos por occidente, y los más conservadores de la sociedad crecen cada vez más. Por el momento el país está más próximo al sector conservador. El famoso Osama bin Laden, de origen saudí, quiso derrocar a la familia real por, según él, no seguir los preceptos del Islam adecuadamente. Luego le fue retirada la nacionalidad saudí.

El poder de decir quién es un buen musulmán y quién no, es un un gran poder. Con él se otorga la legitimidad al poder político, ya que si los miembros de la familia real son buenos musulmanes y defienden la fe, oponerse a ellos es casi como criticar al Islam, algo totalmente tabú en esa sociedad. De momento, este gran poder lo tienen en Arabia los clérigos más conservadores, aliados de la familia real, con las consecuencias que hemos visto.

La alianza de este país con EEUU, que a su vez es aliado de Israel, enemigo acérrimo de los países árabes, incomoda a muchos musulmanes. Por otro lado EEUU necesita tener una aliado en Oriente Próximo, una región tan estratégica como conflictiva. Además Occidente se ve en la obligación de controlar de alguna manera a un productor de petróleo tan sumamente importante (recordemos la crisis del petróleo de 1973).

Antes de que el desconocimiento se traduzca en prejuicios miedosos, ¿por qué no intentar comprender este país y su contexto un poco más?

El autor de artículo en Arabia Saudí

Documental sobre Arabia Saudí

Hoy me he encontrado con un documental, en la web de Itxa (http://objetivoorientemedio.blogspot.com) sobre Arabia Saudí bastante bueno, en general trata sobre las mujeres y su situación.

Algunas cosas están ligeramente mejor, por ejemplo se dice que una mujer no puede salir a la calle sola, y aunque no es lo más común que ande totalmente sola por ahí, especialmente en Riad (en Jeddah es más común) sí que se ve alguna.

Bueno, aunque para cualquiera que no esté familiarizado con la realidad saudí hay muchas cosas que le van a impactar ¿pero cómo pueden estar aún así? yo encuentro razones para la esperanza como el hecho de que la mayoría de los estudiantes universitarios sean mujeres, en Universidades para mujeres por supuesto.

El documental está dividido en cinco partes de 10 minutos y está en inglés sin subtítulos pero se entiende bastante bien:

Parte 1, Parte2, Parte 3, Parte 4, Parte 5

hombres y mujeres por ti.

Un país diferente

Fotografiando en Riad

No es que Riad sea el paraíso de los fotógrafos pero, cuando hace dos días mi amiga Vilma me propuso pasar algunas horas de la tarde haciendo fotos, no dudé. Vilma trabaja en un estudio de fotografía donde todas las trabajadoras y clientas son mujeres. Cuando hay que hacer una foto familiar con hombres, se desplazan a casa de ellos.

En la conservadora región del Najd, donde está Riad, no hay mucha cultura visual ni fotográfica. Las cámaras llegaron hace poco tiempo y la cultura no se ha ajustado a ellas. Acostumbrados a resguardar a las chicas casaderas de cualquier mirada ajena, son muchos los padres cuando no ellas mismas quienes no se dejan fotografíar bajo ningún concepto.

Incluso cuando están veladas o quizá especialmente cuando lo están, las mujeres saudíes son totalmente contrarias a que les saquen fotos, lo que se suele asociar con el libertinaje y conlleva una incorrección social, que a nosotros nos cuesta comprender.

De todas formas todo está cambiando -poco a poco, como todo en este país- y la cultura fotográfica va ocupando el hueco que le corresponde en las sociedades modernas, con la influencia del exterior y el fácil acceso a cámaras digitales.

Podéis ver el resultado fotográfico de nuestro paseo en estas fotografías.

Vilma le pidió a una mujer que nos sacara una foto -a mí no se permitiría hablar con ella- y después de consultarlo con sus amigas nos dijo con un gesto que no. Afortunadamente los hombres no tienen ningún problema dejándose sacar fotos o haciéndolas ellos mismos, así que puedo presentaros la siguiente foto:

Vilma y Carlos de fotógrafos en Riad
Vilma y Carlos de fotógrafos en Riad

1º de Mayo en Arabia Saudí

Hoy es primero de mayo. El movimiento obrero nunca cobró fuerza en esta parte del mundo, donde la esclavitud fue abolida en 1962.

A mediados del siglo pasado se produjeron sin embargo grandes huelgas en Aramco, que fueron reprimidas, aunque también se acabaron aceptando algunas de sus reivindicaciones.

Hoy mismo pasé por una obra aquí en Riad y no he podido dejar escapar la oportunidad de tomar esta foto, que habla por sí misma.

(si se cayera tendría 20 metros de caída libre)

Un alto PIB por sí mismo, contra lo que muchos piensan, no trae el desarrollo y el respeto a los Derechos Humanos.

Cómo es vivir en Arabia Saudí como occidental

Post Actualizado en 2016

Desde que escribo este blog me han llegado unos cuantos emails de gente que, bien está pensándose el ir para Arabia Saudí o bien ya está decidida. En cualquier caso, tienen la lógica incertidumbre en conocer cómo se vive en Arabia Saudí siendo occidental y no hay mucha información en internet.

Lo primero es que aquí se vive aceptablemente bien. Las oportunidades laborales para trabajar en Arabia Saudí son muy interesantes económicamente. Por eso los occidentales que vivimos en Arabia, solemos tener empleos cualificados y bien pagados. Vivimos en unas urbanizaciones cerradas llamadas compounds, donde no entra la policía religiosa ni la normal. Lugar donde se tolera lo haram y están protegidas por soldados y check-points.

La ausencia de bares y discotecas se suple con fiestas privadas y eventos en el DQ o Barrio Diplomático. La venta y consumo de alcohol está prohibida, pero no es difícil conseguirlo, eso sí: muy caro. Por otro lado se sale mucho de restaurantes, pues los hay en cantidad y calidad como ya os conté.

Las leyes en general se aplican de forma siempre más laxa a los occidentales. Además las leyes se aplican de forma arbitraria en función del policía y su humor, la importancia de tu puesto de trabajo, de tu nacionalidad y de si tienes wasta (enchufe), de si eres musulmán o no, y de que sepas árabe o no. Un poco de labia puede ayudar mucho, a diferencia de en un país como Alemania por ejemplo.

Rascacielos en Riyadh Kingdom Centre

La vida social se suele valorar como lo mejor por aquellos que vivimos en un entorno que nos es tan extraño. Las fiestas e invitaciones son muy habituales y uno acaba conociendo numerosos compounds.

Las mujeres, como ya sabéis, tiene prohibido conducir. Por otro lado, pueden salir en grupo, o incluso en grupo mixto o solas con algunas precauciones. Muchas saudíes cuentan con un chófer, pero si no, hay que recurrir al taxi o a un amigo.

En cuanto a la indumentaria, fuera de los compounds y sitios muy chic, las mujeres deben ir siempre con la abaya, una túnica negra que cubre el cuerpo. A veces pueden dar un aire de bruja, otras son prendas muy monas. Lo que se ve por la calle suele ser algo así.

El velo en teoría no es obligatorio, ni siquiera cubrir el pelo, aunque a veces un muttawa te puede ‘recordar’ que no lo llevas puesto. Le dices que sí que sí y te deja en paz.

Abaya de diseño

Abaya de diseño

Precios en Arabia Saudí (en dólares ya que los riales están anclados al dólar)

Estudio en un compound (30m2): 930 dólares

Comida en un restaurante barato: 3-8 dólares

Comida en un restaurante de lujo: 40-60 dólares

Gasolina: 0,07 dólares/litro

Alquilar un Toyota Yaris durante un mes: 16 dólares al día

¿Dónde vivir?

Vivir en un compound, que son unas urbanizaciones cerradas y bien protegidas para los extranjeros, a las que no puede entrar cualquiera y tienen comodidades como piscina, gimnasio, restaurante, etc. (más info)

En cuanto al dinero… El factor clave que va a cambiar tus gastos es precisamente el compound, que puede variar de 600 a 2000 euros al mes. Este es el gasto más fuerte y más variable.

Otra opción es irse a un piso fuera del compound, algo que recomiendo para ahorrar mucho dinero y no es nada dramático. Lo único es que hay que llevar una vida un tanto tranquila, con problemas para meter en casa a personas del sexo contrario y con vecinos dispuestos a denunciarte a la policía si sospechan algo pecaminoso como que hay una fiesta, etc.

Actualización:

Visto el éxito que ha tenido este post, estoy trabajando en un documento más amplio, para que podáis descargar, con el que pretendo resolver todas vuestras dudas sobre cómo es la vida en Arabia Saudí. Si queréis que os avise cuando esté listo, simplemente podéis dejar un comentario en este post mencionándolo.

En principio mandaré un email a todas las personas que han escrito un comentario en este post.

¡Se admiten sugerencias!

Te gustó el artículo?

Ayúdanos a seguir informando y asesorando a gente como tu!       Con solo 1€  haces posible que este proyecto continúe.

Abdul y Ahmed

Ayer quedé con Ali y Ahmed, que para mí son dos caras bien diferentes de la sociedad saudí.

A Abdul (nombre falso para evitar sorpresas desagradables) le conocí a través del director del documental del que os hablé. Anteayer quedamos para tomar un café en el Starbucks muy cerca de donde trabajo, porque tienen Wifi. Trabaja para un medio de comunicación importante y viste al estilo occidental. Habla inglés con acento americano a pesar de que nunca ha estado en EEUU ni en ningún país occidental. Bebe alcohol, no le gusta rezar aunque me cuenta que se desveló hace un par de días y le dió por ir a la mezquita al rezo Fajr de madrugada y su padre se alegró tanto que aún le dura la sonrisa. Eso no quiere decir que cuando vea a la Muttawa no le entren ganas de, según sus propias palabras, “punch them on the face!”. Cuando le recuerdan que tiene que ir a rezar cuando es hora del rezo (cinco veces al día) a veces les responde “sorry, I don’t speak Arabic” y le dejan en paz.

Le gustaría estudiar márketing en Europa y me pregunta si es difícil conseguir un visado para España. Le explico que Al Ándalus hoy se llama Andalucía y le muestro fotos de la Alhambra y la Aljafería. Me cuenta que sus grupos favoritos son de los años setenta y nos alegramos de descubrir que a ambos nos encanta Led Zeppelin.

Por otra parte, a Ahmed le conocí en un vuelo cuando él me preguntó la hora. Hablamos un rato y la conversación rápidamente derivó a las diferencias culturales, religión, mujeres… Discutíamos escuchándonos el uno al otro pero dándonos cuenta la de enorme distancia que separaba nuestros puntos de vista y nuestro “marco mental”, nuestra base sobre la cuál construimos nuestro mundo personal. 

Al final le propuse un trato: yo leería el libro que él quisiera sobre el Islam si él hacía lo mismo con otro libro. Planeamos compartir el taxi para llegar a casa pues la mía estaba de paso y me sorprendió que yo tenía más maña para regatear con los taxistas clandestinos que él. Una vez hubimos arreglado el precio: “60 riales” por los dos y no “50 cada uno”, en el taxi me contó que estudiaba inglés y se entrenaba para paracaidista en Londres.

Quedamos para tomar algo dos días más tarde cerca de mi casa en un café con Wifi. Tras sentarnos sacó de una bolsa de plástico seis libros sobre el Islam, uno de ellos en español. La verdad es que no quise darle muchas esperanzas; le expliqué que si habiendo nacido en un país católico ni siquiera me considero cristiano, difícilmente unos libros sobre el Islam podrán convertirme. Aunque a alguno que yo conozco si le ha pasado algo parecido 😉

Ahmed me pregunta: ¿cuál es propósito de la vida para mí? Le respondo que sólo le puedo responder por el propósito de mi vida, pero sobre el propósito de la vida… quizá no hay ninguno igual para todos le digo.

La verdad es que nuestra discusión sobre la religión no nos llevaba a ninguna parte, pero sobre el tema de cultura y mujeres pudimos llegar a algún pequeño punto en común.

Me dijo que si alguna vez le visitaba en Abha, su tierra natal, matarían un cordero en mi honor, y eso no se escucha todos los días.

 Queiero lanzaros una pregunta que podéis responder en forma de comentario: ¿Qué libro le regalaríais a Ahmed?

abdul

Ahmed

Ahmed, el blogero de Saudijeans.org

SaudiJeans.org Outlook

Ayer quedé con Ahmed, que escribe sobre problemas sociales y políticos en saudijeans.org, si bien, siempre queda tiempo para reflexiones y comentarios más personales. Simplemente había leído su blog y le escribí un email. Un par de días más tarde quedamos a cenar en un restaurante libanés.

Ahmed, que se expone abiertamente escribiendo su apellido y fecha de nacimiento en su blog, en el que desde hace casi cuatro años roza los límites de libertad de expresión permitida en Arabia Saudí .

Luego me he enterado de que ha salido en varios medios internacionales, como el Washinton Post, porque es una de las pocas voces críticas de dentro de Arabia Saudí. Dentro de poco irá una conferencia en el Líbano sobre el poder de los blogs.

Fue muy interesante hablar con él sobre lo que se cuece en Arabia. Intentaré reproducir algunas citas:

ahmed_alomran_3.jpg

“La familia real no puede cambiar todo lo que quiere, ni si quiera el rey; los imames son aún muy poderosos”

“El 11-S tuvo un impacto político positivo para el país; por fin se dejó un poco de espacio a los liberales para contraponerlos al poder de los religiosos”

“El rey Abdalla hace lo que puede por llevar el país adelante, tanto económica como socialmente. Tuvo el gesto de liberar a algunos disidentes políticos cuando tomó el poder”

“Los liberales aún son minoría en este país, especialmente en Riad; Jeddah es otra cosa”

“Sí, he recibido amenazas de gente religosa pero no tengo miedo de los imames ¿qué podrían hacerme?

“Me parece que los occidentales viven muy aislados en sus compounds sin contacto con la gente de aquí y vuelven a su país con las mismas ideas que trajeron”

De restaurantes en Riad

Riad no es famosa por su vida nocturna, sus noches locas o su oferta de ocio. Y con razón: no hay bares, teatros ni discotecas. El alcohol, cannabis y demás drogas están relegadas al mercado negro, y los hombres y mujeres sin parentesco directo no deben compartir ningún espacio. También está prohibido el porno y el juego.Y seguro que me dejo algo…

Entonces, ¿qué hace la juventud (y el resto) para entretenerse? Pues comer.

Existe un competitivo mercado gastronómico. Las franquicias americanas se mezclan con las especialidades locales. Además es posible encontrar comida japonesa, italiana, india, mexicana… El viernes (que es como si fuera domingo) comimos en un indio por 31 riales (5,5€) y todo muy rico y nos hartamos. ¡Qué fácil es engordar en Riad! (de hecho la gente engorda).

Humus

Humus: pasta de garbanzos con zumo de limón, tahina (pasta de semillas de sésamo) y aceite de oliva

Aunque…
Por supuesto, como todo en este país, los restaurantes tienen sus peculiaridades. Muchos restaurantes, tiene una Family Area y otra para Single Men, que no quita para que grupos de mujeres y familias acudan al primero y grupos de hombres al segundo.

Obviamente no esperéis que camareros saudíes os sirvan, ni en un restaurante ni en ninguna parte. Para eso se importa la mano de obra barata de Asia. Y aunque el servicio de los paquistaníes, filipinos, indios, etc. no es precisamente eficiente seguro que los saudíes lo hacía igual o peor.

Por último los cinco rezos obligatorios interrumpen casi siempre la actividad de los restaurantes, que como otros comercios, pueden llegar echar a los clientes a la calle mientras duran.

¡Por fin llegué! Aterrizando en Riad

Ayer llegué a Riad y todo bien, sin ningún imprevisto. Nos vinieron a recoger al aeropuerto( impresionante) y nos llevaron a la urbanización y hoy ya estamos en la oficina aunque lógicamente no hacemos mucho por ahora. La gente es amable y parece que la cosa pinta bien. Mañana al ser jueves no tenemos que trabajar (jueves y viernes son fin de semana) y ya tenemos un buen plan que nos ha conseguido el becario que nos precede.

La primera impresión es que es una especia de Los Ángeles a lo árabe, con grandes avenidas con tráfico denso, distritos diseñados con escuadra y cartabón. Grandes centros comerciales se han convertido en el espacio público por excelencia y son invadidos por marcas internacionales como Zara…

Seguiré escribiendo en el blog…

King Fahd Road (mirando al norte).

Avenida del Rey Fahd…