Archivo de la etiqueta: Amor

Amor en Arabia Saudí

El New York Times es uno de los pocos periódicos occidentales que tiene corresponsal en Riad, dónde está, por dónde para, no sé, aunque me gustaría conocerle.

Me he encontrado con un vídeo que os recomiendo a los que sepáis inglés, sobre las tensiones que existen en la sociedad entre la tradición y las costumbres más liberales que vienen del exterior. Este es un tema muy candente, si tenemos en cuenta que la mitad de los saudíes tienen menos de 25 años.

De momento se tienen que conformar con esperar hasta bien entrados los veintitantos para poder conocer chica, que será su mujer, renunciando a todo el romanticismo y modos de vida más abiertos que conocen por la televisión y viajes. Como dice un saudí en el vídeo:

¿Hay lugar para el amor en Arabia Saudí? una vez, te has casado [con alguien a quien no conocías antes claro], puedes ser romántico, pero no antes.

Lo que choca más a los occidentales es que la juventud básicamente defiende y acepta el sistema heredado, es que la fuerza de la tradición y la construmbre es muy fuerte, especialmente cuando están envueltas con el intocable papel de la religión, herramienta de control social extremadamente eficaz.

Poco a poco, se van abriendo grietas en el sistema, pero de momento muy poco a poco. Quizá dentro de unos años no prohíban las rosas en San Valentín, tal como sucede ahora, produciendo escenas de riesgo muy real como la que aparece en la viñeta.

Si queréis ver el vídeo podéis hacerlo aquí y podéis leer lo que ya escribí sobre el arte ligar en Arabia Saudí.

Ligar en Arabia Saudí. ¿Misión imposible?

Los diferentes pueblos presentan grandes diferencias culturales y sociales. Sin embargo, la llamada de las hormonas parece oírse por igual en todos rincones del mundo y en ambos sexos. Por ello, por muy represivas y conservadoras que sean las leyes y costumbres sociales “la cabra tira al monte” y Arabia Saudí no es una excepción.

chicas de riadchicas de riad

Libros como Chicas de Riad, han destapado la situación de la juventud en la conservadora capital del país, lo que ha generado cierto escándalo. El libro ha llegado a estar prohibido, pero yo ya lo he visto en la librería Jarir. De todas formas algunos jóvenes saudíes con los que he hablado, no parecen impresionados con el libro pues ya conocían bien esa realidad. Para conocerla un poco más sin necesidad de leer el libro podéis ver éste de reportaje sobre cómo fue el primer beso de varios jóvenes de Oriente Medio.

Igualmente el amor y romanticismo se han hecho un hueco en la mentalidad saudí. A través de películas como Titanic y demás iconografía amorosa occidental los hombres y mujeres saudíes han recibido una fuerte influencia que choca contra la tradición de los matrimonios de conveniencia. Y no hay más que ver las fotos de algunos perfiles de chicas saudíes en el Facebook (abajo). Y es que internet ha supuesto junto a las televisiones por satélite una valiosa ventana al exterior.

chicas.jpg

Los móviles se alían con la juventud y traen el Bluetooth, tecnología que permite mandar mensajes a otros móviles en corta distancia. Los centros comerciales son casi los únicos lugares públicos donde ambos géneros pueden compartir el mismo espacio, a pesar de que los restaurantes siguen estando dividos en la single section para hombres y la family section para familias y -extraoficialmente- para grupos de mujeres.

A veces, los que tienen novio o novia (lo que se considera haram, es decir prohibido) escapan por la ventana de su cuarto a para ver a su amor cuando sus padres les creen dormidos. También las chicas suelen llamar a números de móvil al azar sólo para conocer chicos. Así fue como un chaval que conozco estableció contacto con la que luego sería su amante, de 23 años, casada con un tipo de 45. Una vez se quedaron tres veces en su coche para conocerse mejor (no hay otro lugar) quedaban en un hotel clandestino. Me ha llegado constancia de que las chicas no le hacen ascos al sexo telefónico con desconocidos y de historias de propuestas indecentes de mujeres a hombres en el hipermercado (uno de los pocos espacios no segregados) o de parejas que buscan una tercera persona.

Los chicos por su parte tienen la suerte de poder ir a los vecinos Bahrein, Qatar o Dubai y desfogarse aprovechando la gran oferta de prostitución, alcohol que estas ciudades ofrecen. De las chicas (que no tienen esa oportunidad) he oído que “están más desesperadas por los chicos que viceversa”. Que ya es decir. Y según parece, una vez tienen a chicos a tiro (lo que pasa muy poco) no se lo piensan demasiado.

A pesar de todo, en caso se ser pillado “in fraganti” la peor parte se la lleva la chica, como no podía ser de otra forma en una sociedad tan sumamente machista como es la saudí. Además, como la pérdida de la virginidad femenina antes del matrimonio se considera un grave deshonor (que se comprueba), las chicas han optado por “vías alternativas”, que las mantienen puras a los ojos de la sociedad. El juego del gato y el ratón está servido en el país más conservador del mundo.

Te gustó el artículo?

Ayúdanos a seguir informando y asesorando a gente como tu!       Con solo 1€  haces posible que este proyecto continúe.