Archivos de la categoría Viajes

Camping en Omán

De camping en Omán

Omán es un sultanato situado al sur de la península arábiga, este país es un paraíso desconocido para el mundo occidental debido a sus fronteras con Yemen y Arabia saudí, las cuales contribuyen a dar una imagen de peligrosidad a este vergel inexplorado.

La mayoría de los mochileros eligen India, Nepal, Sri Lanka y otros países del sudeste asiático a la hora de aventurarse en naturaleza, playas paradisíacas y precios asequibles. Lo que no saben muchos es que Omán ofrece una alternativa realmente atractiva. Además se convierte en un destino obligado para todos aquellos desplazados en el golfo que quieren escapar unos días de la oficina, los bloques de hormigón y el tráfico de la ciudad en busca de naturaleza y paisajes de película.

La primera vez que viaje a Omán lo hice reservando un hotel en Muscat, la capital, lo que mas me sorprendió fue la ausencia de rascacielos en la ciudad, ni tan siquiera edificios altos, la autenticidad de los zocos, las calles y los Omaníes, sin duda una clara diferencia con el resto de sus países vecinos a los que el petróleo les monto en un torbellino de desarrollo urbanístico que no conoce límites ni en tamaño ni en  respeto por la naturaleza y  patrimonio. Muchos achacan el alto respeto por la naturaleza y a la arquitectura omaní al Sultan Kabush por su interés por valorar los tesoros que este país guarda. He escuchado varias veces decir que el sultán es homosexual y que ese es el origen de la sensibilidad que se aplica al desarrollo.

Como he mencionado estuve haciendo noche en un hotel en Muscat y desde allí alquilando un coche me desplace a visitar los wadis que se encuentran al sur-oeste y algunos pueblos interesantes en la zona del norte  interior. El país ya me había enamorado y sabía exactamente cómo iban a ser mis siguientes viajes a Omán; de camping

camping_kalahari__large

No tarde en enterarme de que acampar está permitido en todo el país y que además los peligros del país son prácticamente inexistentes.

La segunda vez que visite Omán estuve durmiendo en sus paradisíacas playas y valles,  pero a la altura de sus paisajes hay algo que convierte a Omán en mi opinión en el mejor país de la zona; sus gentes.

11149252_10153744349905299_1419486836948196449_n

El segundo día de nuestro viaje conocimos a Kashim, un omaní que reposaba a la sombra en una cabaña de pescadores junto al mar. Tras escasos minutos de una charla rota y a trompicones entre árabe e inglés y sin saber muy bien a qué lugar nos dirigía aquel hombre terminamos en su casa tomando té y dátiles, lo cual se convirtió en el principio de nuestra aventura donde montados en el todo terreno de Kashim visitamos lugares secretos, fuimos testigos del nacimiento de  tortugas en la playa, fumamos sisha en un acantilado con su grupo de amigos y otras muchas experiencias que el dinero no puede pagar… he de reconocer que durante este tiempo pensé que todo no podía ser tan bueno y que íbamos a terminar secuestrados… No fue así.

 

Mi siguiente viaje a Omán ocurrió algo similar  y volvimos a ser adoptados temporalmente por otro Omaní que cultivaba plátanos en un wadi  donde tomamos té y pastas locales. Si no nos quedamos a dormir en su jardín fue porque no quisimos y no porque no nos lo ofreciera repetidamente.

La conclusión que os invito a sacar con este artículo es que si estáis planeando un viaje a Omán no dudéis en aventuraros a viajar con vuestra mochila y tienda de campana.

Os dejo unos detalles y pistas de cómo organizar el viaje:

  • Alquilar un coche en el aeropuerto, son baratos y os permiten moveros con más libertad. Si sois un grupo grande os recomiendo un todo terreno ya que entre 5 personas sale más económico y podréis visitar zonas más remotas que merecen la pena. (no olvidéis que como en casi todos sitios las empresas piden una tarjeta de crédito para el alquiler de vehículos)
  • La tienda de campaña no es estrictamente necesaria durante todo el año aunque puede proteger de los mosquitos en zonas pantanosas.
  • Los omaníes no quieren molestar pero están ansiosos por compartir lo que tienen con gente nueva, ser abiertos y entablar comunicación con ellos… no os arrepentiréis

Si necesitáis mas información sobre Omán no dudéis en contactarnos.

Te gustó el artículo?

Ayúdanos a seguir informando y asesorando a gente como tu!       Con solo 1€  haces posible que este proyecto continúe.

Alcohol en Bahrein

botellas-de-alcohol-primeras-marcas_9dddfb54_3
Botellas de alcohol

En Bahrein el alcohol esta permitido para los no-musulmanes, siempre que no se consuma en publico. Normalmente se puede adquirir en los hoteles de 5 estrellas y en algunos restaurantes que se consideran entornos privados.

Durante el ramadan todos los establecimientos  en los que se puede adquirir alcohol permanecen cerrados. Ademas los restaurantes en general también cierran sus puertas hasta el Iftar, momento en que los musulmanes rompen el ayuno y que coincide con la puesta de sol.

Antes de ramadan los expatriados hacen acopio de alcohol. Los pocos lugares donde adquirirlo se quedan con las estanterías completamente vacías.  Durante ramadan se ha de ser mucho mas discreto cuando se consumen bebidas alcohólicas.

Ademas de en estos lugares, existen dos tiendas donde se pueden adquirir bebidas alcohólicas. Estas tiendas están cerradas todos los viernes.

Shop Rd No 4304, Bahrain in Gulf Hotel

A&E The Shop  Road 4304 MINA SALMAN، Manama 343, Bahrain

Os dejamos el link de una de las tiendas que permite hacer pedidos online con entrega gratuita si se superan los 25bd, algo sencillo con los precios del alcohol en Bahrein

www.bmmishops.com

Te gustó el artículo?

Ayúdanos a seguir informando y asesorando a gente como tu!       Con solo 1€  haces posible que este proyecto continúe.

 

La abaya y lo que deja ver

En el precicipio de Kawkaban por ti.

Esta foto la tomé en Yemen, en un lugar bastante turístico que se llama Kawkaban, pronunciado Cocabán, casí como Cobacabana. Hay un cortado bastante grande con bonitas vistas. Cuando fui a visitarlo le hice esta foto a una mujer que había por ahí.

No parece que la pobre pueda ver mucho con tanto velo, afortunadamente no pisó en falso porque detrás teníamos un precipicio tremendo.

Si nos fijamos bien en la foto podemos ver sus dedos pintados con Henna. Muchas veces las mujeres musulmanas tapadas por abayas y velos consiguen decir mucho en pocos centímetros de piel. Estoy seguro que el tipo de dibujo o el hecho de que tenga uno, tiene algún significado social, aunque no lo conozco.

Y… ¿qué más queda a la vista? Los zapatos, que en este caso no son nada especiales, tal vez porque son para andar por las rocas, pero por aquí en Riad, las mujeres cuidan mucho el calzado, que a veces es muy espectacular. Un día le dije a un amigo saudí que una chica me parecía bonita, pues sus onduladas curvas se definian a pesar de la abaya; “no me gustan sus zapatos” me respondió descartándola. Así que chicas que vengáis a Arabia Saudí, no descuidéis vuestros zapatos.

Por supuesto los ojos, cuando se muestran, suelen ser a donde llegan las miradas ajenas. Una amiga occidental me dijo una vez tras ponerse el velo a lo saudí y pasear por la calle, que sentía que sus ojos eran muy poderosos. Las chicas, por supuesto, cuidan mucho sus ojos, y se maquillan con esmero, a veces con acierto y otras con una capa de maquillaje muy kitsch, que llama la atención por la intensidad del color pero que no resulta estético (a mí por lo menos).

Otras veces se tapan los ojos no con un conservador velo sino con unas gafas de sol que no se quitan ni en el centro comercial, esto les da un aire muy raro, casi alienígena. ¿Os podéis imaginar? Lamentablemente no tengo muchas fotos de mujeres, porque hacerlas es arriesgarse a violentarlas a ellas o a sus maridos, hermanos, etc. Y que ellos te violente a ti, ya me entendéis.

De todas formas espero poder compartir con vosotros alguna más porque me he comprado un objetivo de largo alcance, con el que podré sacar fotos a una distancia prudencial. ¡Por algo me lo compré! 😉

De restaurantes en Riad

Riad no es famosa por su vida nocturna, sus noches locas o su oferta de ocio. Y con razón: no hay bares, teatros ni discotecas. El alcohol, cannabis y demás drogas están relegadas al mercado negro, y los hombres y mujeres sin parentesco directo no deben compartir ningún espacio. También está prohibido el porno y el juego.Y seguro que me dejo algo…

Entonces, ¿qué hace la juventud (y el resto) para entretenerse? Pues comer.

Existe un competitivo mercado gastronómico. Las franquicias americanas se mezclan con las especialidades locales. Además es posible encontrar comida japonesa, italiana, india, mexicana… El viernes (que es como si fuera domingo) comimos en un indio por 31 riales (5,5€) y todo muy rico y nos hartamos. ¡Qué fácil es engordar en Riad! (de hecho la gente engorda).

Humus

Humus: pasta de garbanzos con zumo de limón, tahina (pasta de semillas de sésamo) y aceite de oliva

Aunque…
Por supuesto, como todo en este país, los restaurantes tienen sus peculiaridades. Muchos restaurantes, tiene una Family Area y otra para Single Men, que no quita para que grupos de mujeres y familias acudan al primero y grupos de hombres al segundo.

Obviamente no esperéis que camareros saudíes os sirvan, ni en un restaurante ni en ninguna parte. Para eso se importa la mano de obra barata de Asia. Y aunque el servicio de los paquistaníes, filipinos, indios, etc. no es precisamente eficiente seguro que los saudíes lo hacía igual o peor.

Por último los cinco rezos obligatorios interrumpen casi siempre la actividad de los restaurantes, que como otros comercios, pueden llegar echar a los clientes a la calle mientras duran.