Archivos de la categoría Historias de Oriente Medio

¡Ramadán Karim, feliz Ramadán!

Ilustración prohibiciones durante Ramadan

Con septiembre empezó el ramadán, mes especial para los musulmanes. Creo que la analogía con las navidades cristianas es acertada, aunque sin los regalos.

En mi vida cotidiana ha significado que hay que traer comida de casa, pues mientras hay luz no se vende comida. Además no sólo está mal visto comer en público, sino que si lo haces en la calle, podrías ser arrestado por la policía. Además el tráfico es mucho mejor (durante el día) cuando a mí me toca, y dicen que está imposible a las dos de la madrugada, pero a esas horas yo ya estoy durmiendo, así que me viene fenómeno.

Últimamente me estoy haciendo unos bocadillos de chorizo ibérico, muy rico. Además es doble haram (prohibido) porque no sólo como durante el día sino que como cerdo.

La inmensa mayoría de los musulmanes que conozco observan esta peculiar forma de religiosidad. Lo que más me impresiona es que aparte de no comer (al fin y al cabo todos hemos ayunado algún día por diversas razones sin drama) es que no se les permite beber. Es más, no se puede ni tragar la saliva (lo que hace que los escupitajos se ponga de moda). Yo, que me meto todos los días casi un litro de agua, no sé si podría voluntariamente pasarme el día con la boca seca. Además son 30 días, nada más y nada menos.

Un dato curioso cuando menos, es que la gente suele engordar en el Ramadán, y es que aparte de levantarse antes del alba y llenarse bien el estómago, luego llega el iftar, o sea el des-ayuno, a las 6 de la tarde con la familia y la tele. Es entonces cuando se atiborran de todo y a final de mes, pues parece que la gente engorda. A veces me parece que lo que hacen es básicamente rezar, dormir y comer. Muy sana no es como bien escriben por aquí.

Menos mal que les ha llegado después del verano este año (cambia 10 días cada año) pues antes hubiera generado estrés entre las féminas por lo de verse bien en bikini. Y aunque las saudíes no estilen mucho el bikini sí os aseguro que se cuidan mucho y las operaciones de cirugía estética están a la orden del día. Además el momento de lucirse son las bodas (para que las madres de futuribles tomen nota) y se suelen celebrar en verano.

Para terminar con una nota más positiva os cuento que durante el Ramadán se suelen hacer muchas donaciones a los más necesitados, pues la caridad está muy presente en el Islam. Además la gente está de buen humor, sonríe más, es más paciente y hay más bueno rollo en general. ¡Ramadán Karim!

Actualización: Ayer mi amigo Faisal me invitó al iftar en su casa, con unos amigos. Con la caída del sol a las 18:02 ya se puede romper el ayuno, lo que se suele hacer con algunos dátiles y café. Luego inmediatamente después la gente se va a la mezquita a rezar (no os olvidéis de los rezos). Más tarde después del rezo ya se toma la cena, que suele ser bien espléndida. Cuando me pasen las fotos las posteo.

Si queréis saber más sobre el Ramadán podéis leer este artículo de Foreign Policy.

Te gustó el artículo?

Ayúdanos a seguir informando y asesorando a gente como tu!       Con solo 1€  haces posible que este proyecto continúe.