Archivos de la categoría Artículos

Sobre las (hipócritas) relaciones de España con Arabia Saudí

Después de que Estados Unidos firmara un contrato de 30.000 millones para vender armas a Arabia Saudí, España no ha querido ser menos y tras agasajar al Príncipe heredero Sultan bin Abdul Aziz Al Saud, la autodeclarada “pacifista” ministra Chacón ha firmado “un acuerdo de cooperación militar” que no incluye la venta de armas “de momento”.

Sultán bin Abdul Aziz Al Saud

Primero un poco de historia. El príncipe Sultán de 80 años es el actual ministro de defensa de Arabia Saudí y se convertirá en rey cuando Abdula muera. Por mis conversaciones con saudíes tiene mucha peor imagen que el rey actual y es vox populi, su afición a meterse más dinero en el bosillo del que le corresponde, que no es poco. Y todos están deseando que Abdula de 85 años entierre a su hermano Sultán. Por si fuera poco se ha declarado opuesto a las tímidas reformas democráticas que se han llevado a cabo últimamente diciendo que “los analfabetos podrían tomar el poder”.

¿Os acordáis del escándalo en Reino Unido sobre gigantescos sobornos en la venta de armamento militar? Resulta que en 1985 el hijo de Sultán recibió más de 1.000 millones de libras esterlinas a modo de soborno para dar el contrato a los británicos. Ya en la época de Tony Blair, el escándalo salió a la luz y aunque el delito podría haber prescrito, el primer ministro británico bloqueó la inminente comisión de investigación alegando “razones de seguridad nacional”.

Hay muchas cosas irónicas. Que países occidentales vendan armas a un país como Arabia Saudí, mientras bombardean Iraq y Afganistán por ser una fuente de terrorismo y estar gobernados por islamistas radicales, según nos contaron. Que Reino Unido, que se las da de país gentleman y hace gala de su fair play, no tenga reparos en meterse hasta el cuello en el fango por un puñado de libras esterlinas (eso sí, muy grande).

Pero lo más irónico de todo, es que Arabia Saudí, que destina una parte muy importante de su presupuesto al ejército, no quiso (o no pudo) hacer uso de él cuando de verdad lo necesitó. En 1991, en la primera Guerra del Golfo, Arabia Saudí se vio amenazada por Iraq, su rival regional junto con Irán. Entonces no sólo permitió sino que solicitó la instalación de bases americanas en su territorio, para proteger su país. Esto tuvo consecuencias: islamistas radicales dieron la espalda a la familia Saudí y sobre todo la población se dio cuenta de que su glorioso ejército no era capaz de proteger a su país y hubo que pedir ayuda a EEUU. Además luego les pasaron la factura.

Saudi Tornado during Gulf War

Avión Tornado Saudí durante la guerra del Golfo
Hoy leo sorprendido (aunque no mucho) que nuestra familia real ha recibido con todos los honores al Príncipe Sultán y que “El Consejo de Ministros condecoró hoy en real decreto al Príncipe Sultán con motivo de sus visita oficial a España”. Amigos míos de otros países han visitado España muchas veces y aún no me han otorgado ninguna medalla.

Los medios han guardado un prudente silencio que sólo ha sido roto por el diario Público con un artículo titulado “Un polígamo en Palacio“, muy al caso después de que nuestra vicepresidenta se declarase “horrorizada” tras hacerse una foto con un polígamo en Níger.

Parece que cierta dosis de hipocresía es imprescindible en los asuntos de palacio, que nosotros, el populacho no alcanzamos a entender del todo.