Todas las entradas de ne0bi0

Turismo en Arabia

Como sabéis si descontamos el perigraje a la Meca, a penas hay turismo en Arabia Saudí. Los locales hacen fotos a los turistas y les dicen “thank you!”.

Uno de los sitios menos conocidos son las cuevas de Hofuf, que recuerdan vagamente a la Ciudad Encantada de Cuenca. Pude visitar este lugar el pasado fin de semana, cuando fui a Al Khobar y a Damman. Ahí os dejo una foto.

oca 389 por ti.

“curiosa” forma geológica

Más fotos aquí.

¿Quién perpetró el 11-S? Hay opiniones para todos los gustos

Ahmed, ese joven saudí ultraconservador (pero muy majete) del que ya os hablé, me dijo que él no creía que los terroristas hubieran sido saudíes. Esto me lo dijo el año pasado, o sea, siete años después.

Yo no supe muy bien qué decirle en ese momento. Hoy descubro que no está solo ni mucho menos en su opinión.

No se me ocurrió preguntarle ¿entonces quién? aunque ahora con esta encuesta que he encontrado en World Public Opinion, me doy cuenta de que es una pregunta relevante.

Lamentablemente no sale la opinión de los Saudíes… Pero yo especulo gratuitamente que se encontrará parecida a la de los Territorios Palestinos. (no os olvidéis de que EEUU y Arabia Saudí son aliados desde hace décadas).

Me imagino que ‘DK’ significa “Don’t know

Parece que a China se la sopla el tema mucho (seguro que no los bombarearon con el video de la caída de las torres como a nosotros). Algo me deja pasmado: el 23% por cierto de los alemanes cree que fue el propio gobierno de los EEUU quien lo hizo. En México hay casi tanta gente que cree lo mismo como que lo hicieron los saudíes-al Qaeda. Y hay que ver la cantidad de paranoicos (43%) en Egipto que creen que fue Israel y sólo un 16% cree que fue Al-Qaeda.

Otro dato que me escama. El 7% de media, piensa que han sido otros, ¿pero qué otros? Eso sería interesante saberlo…

¿Cómo os quedáis? Bastantes culpas hay en el mundo ya para andar acusando sin sentido, formándose opiniones que atentan contra el sentido común, pero que curiosamente encajan perfectamente con la visión del mundo que tiene cada uno.

Si queréis conocer los resultados más detallados podéis consultar este documento PDF.

Documental sobre Arabia Saudí

Hoy me he encontrado con un documental, en la web de Itxa (http://objetivoorientemedio.blogspot.com) sobre Arabia Saudí bastante bueno, en general trata sobre las mujeres y su situación.

Algunas cosas están ligeramente mejor, por ejemplo se dice que una mujer no puede salir a la calle sola, y aunque no es lo más común que ande totalmente sola por ahí, especialmente en Riad (en Jeddah es más común) sí que se ve alguna.

Bueno, aunque para cualquiera que no esté familiarizado con la realidad saudí hay muchas cosas que le van a impactar ¿pero cómo pueden estar aún así? yo encuentro razones para la esperanza como el hecho de que la mayoría de los estudiantes universitarios sean mujeres, en Universidades para mujeres por supuesto.

El documental está dividido en cinco partes de 10 minutos y está en inglés sin subtítulos pero se entiende bastante bien:

Parte 1, Parte2, Parte 3, Parte 4, Parte 5

hombres y mujeres por ti.

Un país diferente

¡Ramadán Karim, feliz Ramadán!

Ilustración prohibiciones durante Ramadan

Con septiembre empezó el ramadán, mes especial para los musulmanes. Creo que la analogía con las navidades cristianas es acertada, aunque sin los regalos.

En mi vida cotidiana ha significado que hay que traer comida de casa, pues mientras hay luz no se vende comida. Además no sólo está mal visto comer en público, sino que si lo haces en la calle, podrías ser arrestado por la policía. Además el tráfico es mucho mejor (durante el día) cuando a mí me toca, y dicen que está imposible a las dos de la madrugada, pero a esas horas yo ya estoy durmiendo, así que me viene fenómeno.

Últimamente me estoy haciendo unos bocadillos de chorizo ibérico, muy rico. Además es doble haram (prohibido) porque no sólo como durante el día sino que como cerdo.

La inmensa mayoría de los musulmanes que conozco observan esta peculiar forma de religiosidad. Lo que más me impresiona es que aparte de no comer (al fin y al cabo todos hemos ayunado algún día por diversas razones sin drama) es que no se les permite beber. Es más, no se puede ni tragar la saliva (lo que hace que los escupitajos se ponga de moda). Yo, que me meto todos los días casi un litro de agua, no sé si podría voluntariamente pasarme el día con la boca seca. Además son 30 días, nada más y nada menos.

Un dato curioso cuando menos, es que la gente suele engordar en el Ramadán, y es que aparte de levantarse antes del alba y llenarse bien el estómago, luego llega el iftar, o sea el des-ayuno, a las 6 de la tarde con la familia y la tele. Es entonces cuando se atiborran de todo y a final de mes, pues parece que la gente engorda. A veces me parece que lo que hacen es básicamente rezar, dormir y comer. Muy sana no es como bien escriben por aquí.

Menos mal que les ha llegado después del verano este año (cambia 10 días cada año) pues antes hubiera generado estrés entre las féminas por lo de verse bien en bikini. Y aunque las saudíes no estilen mucho el bikini sí os aseguro que se cuidan mucho y las operaciones de cirugía estética están a la orden del día. Además el momento de lucirse son las bodas (para que las madres de futuribles tomen nota) y se suelen celebrar en verano.

Para terminar con una nota más positiva os cuento que durante el Ramadán se suelen hacer muchas donaciones a los más necesitados, pues la caridad está muy presente en el Islam. Además la gente está de buen humor, sonríe más, es más paciente y hay más bueno rollo en general. ¡Ramadán Karim!

Actualización: Ayer mi amigo Faisal me invitó al iftar en su casa, con unos amigos. Con la caída del sol a las 18:02 ya se puede romper el ayuno, lo que se suele hacer con algunos dátiles y café. Luego inmediatamente después la gente se va a la mezquita a rezar (no os olvidéis de los rezos). Más tarde después del rezo ya se toma la cena, que suele ser bien espléndida. Cuando me pasen las fotos las posteo.

Si queréis saber más sobre el Ramadán podéis leer este artículo de Foreign Policy.

Te gustó el artículo?

Ayúdanos a seguir informando y asesorando a gente como tu!       Con solo 1€  haces posible que este proyecto continúe.

Amor en Arabia Saudí

El New York Times es uno de los pocos periódicos occidentales que tiene corresponsal en Riad, dónde está, por dónde para, no sé, aunque me gustaría conocerle.

Me he encontrado con un vídeo que os recomiendo a los que sepáis inglés, sobre las tensiones que existen en la sociedad entre la tradición y las costumbres más liberales que vienen del exterior. Este es un tema muy candente, si tenemos en cuenta que la mitad de los saudíes tienen menos de 25 años.

De momento se tienen que conformar con esperar hasta bien entrados los veintitantos para poder conocer chica, que será su mujer, renunciando a todo el romanticismo y modos de vida más abiertos que conocen por la televisión y viajes. Como dice un saudí en el vídeo:

¿Hay lugar para el amor en Arabia Saudí? una vez, te has casado [con alguien a quien no conocías antes claro], puedes ser romántico, pero no antes.

Lo que choca más a los occidentales es que la juventud básicamente defiende y acepta el sistema heredado, es que la fuerza de la tradición y la construmbre es muy fuerte, especialmente cuando están envueltas con el intocable papel de la religión, herramienta de control social extremadamente eficaz.

Poco a poco, se van abriendo grietas en el sistema, pero de momento muy poco a poco. Quizá dentro de unos años no prohíban las rosas en San Valentín, tal como sucede ahora, produciendo escenas de riesgo muy real como la que aparece en la viñeta.

Si queréis ver el vídeo podéis hacerlo aquí y podéis leer lo que ya escribí sobre el arte ligar en Arabia Saudí.

¿Qué esconden las mujeres bajo la abaya?

No sé de dónde ha salido esta foto,  yo no la he hecho y obviamente está preparada por un fotógrafo, buscando el lado morboso y sexy que tiene el transgredir las prohibiciones. Es lo que tiene prohibir, que siempre levanta interés. Ojalá alguien prohibiera mi blog, las visitas aumentarían como la espuma.

No es pues algo casual sino algo tan preparado como la escena en que la salida de aire del metro levanta las faldas de Marilyn Monroe. Aunque ahora recuerdo que alguien me contó que una vez, fue precisamente el viento el que levantó la abaya a una chica. Me contó que llevaba unos jeans y un top, simplemente. Ella tranquila se volvió a bajar la abaya y aquí no ha pasado nada…

Las contradicciones culturales de Arabia Saudí

Además de Las contradicciones políticas, quedan las contradicciones entre tradición y modernidad.

Arabia Saudí es un país con costumbres que hace siglos dejamos de ejercer en Europa, donde hace unas décadas había más gente viviendo en plan nómada que asentada, con una forma teocrática de gobierno y carente de estado de derecho (una dictadura 100% vamos) y con la interpretación del Islam más rigurosa que afecta a todos los ámbitos de la vida.

Y por otro lado, sus habitantes comen en McDonald’s, conducen Toyotas, tienen casas en Marbella, compran iPhones último modelo, y la mayoría de los que pueden visitan a las prostitutas de Bahrein y Dubai, se emborrachan…

En fin, el cacao mental que tienen algunos saudíes debe de ser tremendo, teniendo en cuenta las concepciones tan contradictorias que les llegan vía TV, internet, mezquita, familia… Mantener una mente sana y bien amueblada no creo que sea nada fácil para alguien que no tiene una buena base educativa, como es el caso de la mayoría de los saudíes.

El panel de en medio separa a hombres y mujeres

Si queréis saber más os recomiendo un interesante artículo del New York Times.

Las contradicciones políticas de Arabia Saudí

Arabia Saudí quizá es el país del mundo que más contradicciones acumula. Hoy empezaré por las políticas y mañana las culturales.

El Estado saudí descansa sobre dos sólidos ejes, el internacional y el nacional. El eje internacional se basa en la alianza con EEUU tras la 2ª Guerra Mundial: los saudíes proporcionarán el petróleo asequible y ventajas comerciales y financieras para reciclar los petrodólares y los EEUU darán apoyo a la familia real y protegerán el régimen de sus amenazas exteriores.

The founder of modern Saudi Arabia, King Abdul Aziz, converses with President Franklin Delano Roosevelt on board a ship returning from the Yalta Conference in 1945.

El rey Abdulaziz y Roosevelt en 1945

El eje nacional consiste en otra alianza, ésta más antigua, entre la familia real con el retrógado clero wahabí: los imames darán legitimidad islámica al régimen y a cambio recibirán una gran cuota de poder en la educación y cuestiones sociales.

Obviamente el hecho de que EEUU sea aliado de Israel, el archienemigo de los árabes , y que los terroristas del 11-S fueran saudíes no hace más que aumentar la presión por parte de la población de ambos países para terminar con la contradictoria alianza.

¿Dónde acabará todo esto? No lo sé, pero cuando cambien los factores de la ecuación, como el petróleo, el terrorismo, etc. es posible que veamos cambios también en las alianzas que acabo de describiros.

De momento lo que sí creo que está claro para todos, es que mantener estabilidad es algo altamente deseable y estas alianzas lo permiten… al menos de momento.

¿Os podéis imaginar una Arabia Saudí tan inestable como El Líbano? Da miedo pensarlo.

¡Cuidado con las chicas de Jeddah!

Esta foto tiene una historia detrás. Cuando fui a visitar Jeddah por primera vez, mi amigo Jassim, me llevó con su amigo Ahmed (en la foto) a visitar el centro histórico de Jeddah, que por cierto, es de lo mejorcito que he visto en Arabia Saudí.

Un poco de contexto primero: Jeddah pertenece a la más abierta región de Hijaz (costa del Mar Rojo), que ha tenido una historial más cosmopolita e independiente que la superconservadora región del Najd (región central). La población no se nutre de beduinos sedentarizados como en Riad sino que lleva cientos de años en la costa, que siempre proporciona más contacto con el exterior.

Por eso viniendo de Riad se notan grandes diferencias al bajar del avión en Jeddah. A parte de la bofetada de humedad ardiente, ya desde un primer momento se nota que el ambiente está más distendido.

La policía religiosa brilla por su ausencia, la mayoría de los locales no tiene a familias y a hombres separados en áreas diferentes, las parejas van de la mano por la calle y… ¡las chicas te hablan en la calle! ¡aquí está la prueba! No creáis que conseguir una foto así es fácil. En Riad, sería simplemente imposible, porque ninguna chica se atrevería nunca hablar con hombres en la calle y menos aún empezar la conversación, que fue algo así como “¿de dónde sois? ¿qué hacéis?”. Fue después de esa pequeña “conversación” cuando me dio tiempo a sacar la cámara y tomar esta foto desde lejos.

La verdad es que me impresionó que nos hablaran chicas en la calle y yo, que llevaba varios meses sin salir de Riad, tuve un pequeño choque cultural.