Los Saudis son grandes amigos de Occidente pero…

Hoy he leído este minipost de Martín Varvasky, y me parece que retrata muy bien la contradicción occidental en su alianza con Arabia Saudí… en las antípodas culturales, seguimos siendo cercanos aliados geoestratégicos:

Los Saudis son grandes amigos de Occidente pero…

Si, se que podemos contar con los Saudis, los principales productores de petróleo del mundo como aliados. Sabemos que no se van a despertar un día e invadir otro país como hizo Saddam y que su gobierno (no sus ciudadanos) no financian a Hamas y Hizbolá como Irán, Siria y Líbano. ¿Pero hasta que punto podemos ser amigos de gente que tiene las leyes increiblemente aberrantes para lo que es nuestra cultura? Esta noticia es un buen ejemplo. Resulta que una pareja de Saudíes se divorcia. El padre divorciado tiene el derecho legal de cometer lo que para nosotros sería un terrible crimen y vende a su hija de 8 años en un contrato de matrimonio a un señor (que no se lo considera pederasta) de 58 años que se “casa” con ella. La madre de la pobre niña trata de conseguir el divorcio para su hijita menor. Pero la corte le dice que no y responde absurdamente que tiene que esperar a la pubertad. El tema de que se puedan recibir beneficios económicos por vender menores es tan odioso para nuestra cultura que no se dónde se puede empezar el diálogo. Me pregunto que pasaría si este señor viniera a Europa y se registrara en un hotel con su esposa.

Os dejo el enlace a la pagina del autor por si os interesa leer alguna de sus publicaciones.

 

Artículos Relacionados

Un pensamiento sobre “Los Saudis son grandes amigos de Occidente pero…”

  1. El problema segun mi opinion es el poder de la ulemaa (los jueces religiosos y juridicos) en nuestro pais.

    Cada vez, cuando un ejemplo como eso ocurre, la reputacion del pais sufre y merece sufrir.

    Ademas, le reputacion de la religion del Rasulula sufre tambien por causa de las tonterias de la ulemaa. Y esa reputacion no merece sufrir.

    Lo que necesitamos es una separacion entre el sistema legal del gobierno y el sistema religioso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *