Las contradicciones políticas de Arabia Saudí

Arabia Saudí quizá es el país del mundo que más contradicciones acumula. Hoy empezaré por las políticas y mañana las culturales.

El Estado saudí descansa sobre dos sólidos ejes, el internacional y el nacional. El eje internacional se basa en la alianza con EEUU tras la 2ª Guerra Mundial: los saudíes proporcionarán el petróleo asequible y ventajas comerciales y financieras para reciclar los petrodólares y los EEUU darán apoyo a la familia real y protegerán el régimen de sus amenazas exteriores.

The founder of modern Saudi Arabia, King Abdul Aziz, converses with President Franklin Delano Roosevelt on board a ship returning from the Yalta Conference in 1945.

El rey Abdulaziz y Roosevelt en 1945

El eje nacional consiste en otra alianza, ésta más antigua, entre la familia real con el retrógado clero wahabí: los imames darán legitimidad islámica al régimen y a cambio recibirán una gran cuota de poder en la educación y cuestiones sociales.

Obviamente el hecho de que EEUU sea aliado de Israel, el archienemigo de los árabes , y que los terroristas del 11-S fueran saudíes no hace más que aumentar la presión por parte de la población de ambos países para terminar con la contradictoria alianza.

¿Dónde acabará todo esto? No lo sé, pero cuando cambien los factores de la ecuación, como el petróleo, el terrorismo, etc. es posible que veamos cambios también en las alianzas que acabo de describiros.

De momento lo que sí creo que está claro para todos, es que mantener estabilidad es algo altamente deseable y estas alianzas lo permiten… al menos de momento.

¿Os podéis imaginar una Arabia Saudí tan inestable como El Líbano? Da miedo pensarlo.

Artículos Relacionados

3 pensamientos sobre “Las contradicciones políticas de Arabia Saudí”

  1. Al-Mahriti, te agradezco la recomendación sobre el Petro SE, pese al tonito, y me pondré a ello. ¿Dónde he comparado yo a las víctimas de Franco con las de Arabia Saudí? No estaba comparando nada, estaba hablando de que la supuesta estabilidad no justifica el apoyo a regímenes dictatoriales. Nada más. 😉

  2. Algarabía, deberías informarte sobre el “Petro SE”, sistema por el que la familia saudí se llevaría a la tumba todo el petróleo del Reino, por lo que se encuentra en una posición de estabilidad sin precedentes. Aparte, creo que Oriente y Occidente prefieren vivir con un atentado de vez en cuando a dedicarse a pastorear cabras. Y luego bueno, me parece de coña que compares al régimen saudí con el de Franco. Las víctimas de uno y otro tienen poquito que ver.

  3. Ese escenario de que hablas, Carlos, sería posible, ya que no es la primera vez que Estados Unidos y Occidente arman hasta los dientes a un dictador y luego se produce un cambio de régimen hostil al “protector”l. Aunque parezca lo contrario, la monarquía absoluta saudí no tiene garantizada su existencia, ni tampoco está libre de ver un día embargadas sus estratosféricas cuentas en el extranjero. Todo ello produciría estabilidad, es cierto, pero ¿es legítimo apoyar regímenes despiadados y antidemocráticos a cambio de petróleo barato, incluso haciendo la vista gorda al proselitismo del wahhabismo con las consecuencias que todos conocemos? ¿En nombre de la estabilidad mundial, merecía la pena que Estados Unidos apoyara, armara y mantuviera en el poder a Franco? Sus víctimas tendrían mucho que decir al respecto.

    Hay un excelente documental francés que cuenta toda la historia de los Saud con muchas imágenes de archivo. Se llama “House of Saud” y está en google video. Vale la pena verlo:

    http://video.google.es/videosearch?q=house+of+saud&hl=es&sitesearch=#

    Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *